Haz clic aquí para volver a la página de inicio

La vida crece cuando se comparte...


Compartiendo vida...
Manolo y vos...

El lugarcito de Manolo...
un cristiano como vos...

Entra a mi libro de visitas Otro libro donde contactarnos

Bienvenido a esta página web!
Me presento: soy Manolo, como dice allí arriba, un cristiano como vos, que necesita compartir, mientras pueda, algunas reflexiones testimoniales, con la ilusión de que puedan servirte. Siempre me gustó escribir para ayudarme a mi mismo a reflexionar y darme cuenta de las cosas que voy viviendo, sintiendo, lo que va pasando... A lo largo de la vida esto me ha ayudado a mí mismo y en algunos momentos, también sirvió para ayudar o acompañar a otros en su camino. Gracias por querer ser parte de mi vida, al comaprtir este sitio en el que espero, te sientas "como en casa", bienvenido!

Aquí encontrarás diferentes "modos de compartir la vida y la fe" , sería bueno que antes de empezar a leer algo en profundidad, dieras una vuelta por las distintas pestañas para que pueda serte más útil. Vas a encontrar aquí, meditaciones evangélicas, reflexiones sobre diferentes temas de la vida cotidiana, y de las cosas que en ella nos pasan o los sentimientos y emociones que nos mueven; las homilías de cada Domingo tal como yo las predico en el hospital y en las hermanas a quienes acompaño; algunas oraciones o textos que me han ayudado a rezar... y sobre todo, un gran deseo de ayudarte a conocer y amar al Dios que es AMOR y dejarte amar por El...

Gracias... por estar allí, por estar aquí... por compartir esta vida conmigo... Un abrazo, con cariño y gratitud.
Manolo, un cristiano como vos...

Fiesta de la INMACULADA CONCEPCIÓN de MARÍA.

Es el día de la Virgen por excelencia. A cualquier cristiano que se le pregunte que día es hoy, 8 de Diciembre, simplemente dirá: “es el día de la Virgen” y se entenderá con ello la fiesta mariana más importante del Año Litúrgico presente en el corazón y la fe del Pueblo de Dios. Sin negar las importancia de las demás fiestas patronales, advocaciones y devociones de la Virgen María, difícilmente se encontrará otra tan universalmente arraigada como la que celebramos hoy; si a esto le agregamos que a la inmensa mayoría de los adultos y niños tienen en su memoria asociada a esta solemnidad la toma de su Primera Comunión, se entiende por que decíamos al comienzo que es la fiesta y el día de la Virgen por excelencia. Dios la pensó, la quiso y la hizo inmaculada desde su concepción. Así entendemos lo que el Arcángel Gabriel, le dice al saludarla: “llena de gracia” y vacía de pecado, en contraste con lo que dice el Salmo 50 sobre todos nosotros los pecadores: “pecador mi madre me engendró”. 1. ¿Por que preservada del pecado original y de la tendencia natural al mal? Para ser madre: “concebirás y darás a luz un hijo”. Él que había de venir a salvar al mundo nacería de ella. Ella le daría la vida, la gestaría y lo daría a luz y le pondría por nombre Jesús, que quiere decir “Yahvé salva” El Hijo de esta Virgen sería el redentor y María su purísima madre, la más perfecta de todas las creaturas salidas de las manos y del Amor de Dios. 2. Una maternidad virginal, sin concurso de varón porque el niño no debía recibir la herencia, la debilidad y la fuerza universalmente presente del pecado. Para poder así redimir a los pecadores. Lógico ¿Cómo podría un esclavo redimir a otro esclavo? Por eso el redentor debía ser igual a todo a nosotros, menos en el pecado para poder salvar a los que estaban bajo el dominio del pecado, sólo estando fuera podría salvar a los que estaban dentro, solo siendo soberanamente libre podría rescatar a los que estaban totalmente imposibilitados de ser libres. “¿Cómo será eso si no convivo con ningún hombre”? El ángel le responde que será una obra magnífica del Amor de Dios al decirle: “El Espíritu Santo descenderá sobre Ti y el Poder del Altísimo te cubrirá con su sombra y por eso el niño será santo y se lo llamará Hijo de Dios” 3. Una maternidad mesiánica: “El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin» Las palabras del Ángel le dan a entender a la Virgen, que conocía las escrituras, conocía las profecías y había crecido con la esperanza de la llegada del Mesías prometido, comprende de inmediato su lugar en la Historia de la Salvación y da su Sí para que esa espera termine, esa promesa de Dios deje de serlo y pase al tiempo de la consumación de las mismas. Ella recibe el anuncio que encierra en sí, todas las expectativas de los Patriarcas, David y toda su descendencia hasta ella. Lo que impresiona es su disponibilidad inmediata al anuncio lo que le da su grandeza, porque se compromete por entero con la obra de Dios. La Virgen esperaba la llegada del Mesías, pero no sabía ni cuando ni menos cómo vendría. Escucha, acepta y dice: “yo soy la servidora del Señor, que se haga en mí según has dicho”. 4. Una maternidad divina: “él será grande y se lo llamará hijo del Altísimo”, el gesto maternal de la Virgen termina en la Persona del Hijo Unigénito de Dios, al que el Padre envía y el Espíritu Santo engendra virginalmente, por eso la Virgen al decir de toda madre, este es mi hijo, lo puede decir de modo único, respecto del Dios hecho hombre en ella y venido al mundo por su mediación. Por eso además de Virgen la veneramos como la Madre de Dios. En ella “el Verbo-Palabra se hizo carne y habitó en nosotros”. Todo esto pensando en nosotros los pecadores que al pie de la Cruz, recibimos en la persona de Juan, a esta Virgen y Madre por madre nuestra. ¡Que misterio de amor y santidad! La Virgen madre del Señor, madre de todos los hombres-pecadores-redimidos por la Sangre Preciosa de quien recibió su Cuerpo y su Sangre de ella. Demos gracias a Dios, por su “locura de amor” hacia todos los hombres y por nosotros los pecadores. ¡Ave María Purísima, sin pecado concebida! +Manolo


... En todo tiempo y lugar... podemos "conectarnos" con Dios...



contador de visitas
Otro libro donde contactarnos